¿Quien es "El Pesquín"...?

Hace muchos años empecé a acudir al pedrero con mi padre en busca de pulpos, andaricas y otros manjares que la mar nos ofrecía. Un día le dije a mi padre que eramos pescadores, y él me dijo que no, que eramos PESQUINES. "¿Y cúal es la diferencia?" pregunté desde mi inocencia de niño de 7 u 8 años. "Los pescadores trabajan en la mar, necesitan pescar para ganar dinero, y tienen que hacerlo aunque no tengan ganas, o esté malo el tiempo. En cambio, los pesquines, vamos a la mar simplemente por afición, y no necesitamos coger peces para disfrutar y pasar un buen día de pesca. Podemos ir o quedarnos en casa si no nos apetece, elegir el tipo de pesca que preferimos practicar cada día, podemos soltar los peces cuando queramos porque no necesitamos venderlos para sacar el sueldo... ser pescador es un trabajo muy duro, pero ser un Pesquín es una suerte que te permitirá disfrutar siempre de la mar". Sirva esta reflexión como presentación y para anunciar lo que te encontrarás en este espacio, las reflexiones, relatos y comentarios de un "pesquin", ni más, ni menos...














miércoles, 7 de mayo de 2014

La rutina de la lubina

Todos los años sucede algo parecido.... las lubinas se empiezan a acercar a la costa antes por el oriente asturiano, supongo que la temperatura del agua tendrá algo que ver, pero ya van varias temporadas que iniciamos la temporada robalera con buenas capturas en algunas playas como Vega, Espasa, Morís, o incluso en la mismísima Ribadesella.... y hace unos cuantos días, coincidiendo con una buena marea y estado de la mar óptimo, conseguimos unas sardinas (más bien parrochas, que sardina de momento hay muy poca...) y dimos el pistoletazo de salida a la campaña, con la ilusión de pescar el primer robalo de la temporada en el día del estreno...
Para practicar la pesca de la lubina en la rompiente, la "formula mágica" es sencilla y conocida por muchos pescadores.... se elige una playa con buen oleaje, para que el fondo esté revuelto y los pequeños seres vivos que lo habitan, como cangrejos, gusanos, peces y demás, pasen dificultades con las olas y sean una presa fácil para las lubinas, que son excelentes nadadores y se encuentran "como pez en el agua", nunca mejor dicho, si las aguas de la playa se encuentran muy batidas y oxigenadas.... se prepara un buen cebo oloroso como es la sardina, cuanto más fresca mejor, y si además se pueden picar unas cuantas para utilizarlas como macizo e ir echándolas a puñados entre las olas, pues mejor aún....
Utilizaremos cañas muy largas para lo que es habitual ver en las playas en la mayoría de las ocasiones, de unos seis metros de longitud (si si, no me he confundido al poner el numero, 6 metros de largo más o menos...), los motivos de usar estas cañas tan largas son variados: por una parte, pescaremos muy cerca de la orilla, y con lances de 30 a 50 metros será suficiente en casi todos los casos, ya que las lubinas estarán cazando entre las olas, y no tiene sentido intentar lanzar más allá de la rompiente, ya que en esa zona podrá haber otros peces, como sargos o doradas, pero las lubinas se sienten más comodas alimentándose en muy poco calado y deberemos colocar nuestro cebo entre la espuma de las olas... otra ventaja de usar estas cañas es que aguantan muy bien el plomo en la calada, como no se necesitan lances largos, siempre es bueno usar el menor plomo posible, lo más habitual es usar lastres entre 50 y 90 gramos, y al estar a merced del oleaje, si usamos una caña corta y muy rígida, el plomo se arrastrará muy facilmente ya que la caña no amortiguará casi nada el oleaje... en la foto de arriba, de otro día de pesca al amanecer, en otra playa, Otur, se puede ver la caña del fondo como esta "trabajando" y haciendo de ballesta, se mueve la puntera de la caña pero el plomo sigue clavado en el fondo y no salta con cada ola que pasa por encima del sedal...
Solo nos queda montar el aparejo, aquí la sencillez es la clave, linea madre de 0,35 o 0,40 en el carrete (no necesitamos puentes ni hilos finos, recordad que estamos pescando a 50 metros del pincho de la caña...) y una cacea bien larga un poco por encima del plomo (aquí deberemos usar modelos de buen agarre, los más utilizados sin duda son los de grapas o los de estrella...), si la mar lo permite podemos pescar con una cacea en el anzuelo de entre dos y tres metros de largo, montada con hilo de 0,35 o más, para evitar en todo lo posible los lios en el aparejo que produciría un hilo más fino, la idea es permitir al cebo la máxima movilidad y que parezca realmente un suculento manjar arrastrado por las olas, la lubina es un predador muy rápido y picará mejor cuanto mayor sea la movilidad y la naturalidad del cebo, de ahí también lo de colocarlo un poco por encima del plomo, así aunque éste se entierre en la arena, el aparejo seguira trabajando y moviendose entre las olas sin estar medio tapado por la arena.... sólo nos queda atar un buen anzuelo, de un tamaño entre el 3/0 y el 6/0, que la lubina tiene una gran boca y no tiene problemas en tragar anzuelos bien grandes, encarnar y colocar el cebo en la mejor rompiente de la playa...
Si hemos seguido bien todos los pasos y tenemos alguna buena lubina por la playa, tenemos muchas papeletas para que nos pique en alguna de las cañas y nos dé un subidón de adrenalina de los que no se olvidan, la picada que me regaló este buen ejemplar tardaré tiempo en olvidarla, después de un par de horas de pesca casi sin actividad, de repente una caña se dobla hasta el mango y el carrete empieza a cantar y a escupir sedal como si se acabase el mundo.... si es un ejemplar grande, no hay que tener prisa por sacarla, mejor dejarla cansarse entre las olas, de nuevo la caña larga de seis metros nos ayudará mucho en esta tarea, ya que por su acción amortiguará mucho mejor que otra caña más corta las embestida de estos ejemplares, y tampoco debemos olvidar que las olas, factor imprescindible para esta pesca, pueden tanto ayudarnos como "fastidiarnos" una buena captura en los últimos momentos, debemos estar atentos para elegir el mejor momento para varar una lubina sin correr riesgos de que se suelte del anzuelo o incluso nos rompa el aparejo en una ultima cabezada... 
Y ya para terminar, una foto para ilustrar de la mejor manera posible una calada para pescar lubinas con esta técnica tan apasionante... si me preguntais donde lanzaría yo mis cebos, trataría de hacerlo en la zona entre las dos olas rotas que se ven en medio de la foto, como límite de distancia máxima, y la ola que se está levantando muy cerca de la orilla, como distancia mínima.... ahí mismo, a 30 metros de la orilla y con un metro de calado solamente, puede estar el robalo de nuestra vida y deleitarnos con una picada y un combate inolvidables.... un saludo y buena pesca...!!!!

10 comentarios:

congrios dijo...

Bien explicado.ahora q vayan arrimando que a base de horas alguna se dejara ver.saludos

javipesquin dijo...

Gracias congrios, seguro que este año habrá buenas capturas por las playas, por más que sea, en invierno con tantos temporales no se pudieron pescar lubinas en cantidad como otros años, fue una veda obligada que seguro que le viene de maravilla a los peces, y tarde o temprano irán apareciendo por la costa, que seguro que no desaparecieron ni se marcharon demasiado lejos, son muy listas y saben de sobra que despues de la tormenta siempre viene la calma.... un saludo y buena pesca....!!!!

YEYO FERNANDEZ dijo...

Felicidades buena entrada

javipesquin dijo...

Gracias Diego, a partir de ahora empezará lo mejor del año pesquin, seguro, a ver si este año batimos todos los records imaginables, juas juas juas, un saludo y buena pesca...!!!!

Chema San Martín Fernández dijo...

Buenisima entrada con grandes detalles para esta pesca, felicidades y espero que tengas grandes jornadas!!1

Un saludo!!

javipesquin dijo...

Gracias por comentar Chema, de momento en lo referente a la temporada playera no puedo quejarme para nada, esta noche pasada sin ir más lejos me traje para casa una preciosa dorada de 55 cm que pescada con una caña de fondo ligera (accion 50-120 y 4,5 metros, una pluma de trescientos gramitos...), me hizo sudar de lo lindo, voy a preparar ahora mismo la entrada correspondiente para el blog, jejejejeje, un saludo y buena pesca...!!!!

Ivan Rivero dijo...

Muy buena entrada y la explicación perfecta, la pesca de la lubina en playa es una pasada,y ver una caña de 6 metros doblar y sacar hilo el carrete te da un subida de adrenalina impresionante.

javipesquin dijo...

Gracias Rivero, la verdad que es una pesca muy especial y que engancha como pocas, pensar que un pez de muchos kilos puede arrimar tanto a la orilla como para tener que nadar casi con la aleta dorsal fuera del agua es algo dificil de creer para mucha gente, hasta que tienen la oportunidad de verlo con sus propios ojos, y es una experiencia de pesca apasionante.... un saludo y buena pesca amigo...!!!!

ABE dijo...

Eres un grande Javi ;)
Saludos camarada!!!

javipesquin dijo...

Gracias Abe, no es para tanto, yo lo único que hago es describir una técnica de pesca un tanto particular y que a priori parece impensable, ya que tendemos a creer que los mejores peces están muy lejos y nada más lejos de la realidad, pueden estar literalmente nadando entre nuestros pies.... un saludo y buena pesca...!!!!

Etiquetas