¿Quien es "El Pesquín"...?

Hace muchos años empecé a acudir al pedrero con mi padre en busca de pulpos, andaricas y otros manjares que la mar nos ofrecía. Un día le dije a mi padre que eramos pescadores, y él me dijo que no, que eramos PESQUINES. "¿Y cúal es la diferencia?" pregunté desde mi inocencia de niño de 7 u 8 años. "Los pescadores trabajan en la mar, necesitan pescar para ganar dinero, y tienen que hacerlo aunque no tengan ganas, o esté malo el tiempo. En cambio, los pesquines, vamos a la mar simplemente por afición, y no necesitamos coger peces para disfrutar y pasar un buen día de pesca. Podemos ir o quedarnos en casa si no nos apetece, elegir el tipo de pesca que preferimos practicar cada día, podemos soltar los peces cuando queramos porque no necesitamos venderlos para sacar el sueldo... ser pescador es un trabajo muy duro, pero ser un Pesquín es una suerte que te permitirá disfrutar siempre de la mar". Sirva esta reflexión como presentación y para anunciar lo que te encontrarás en este espacio, las reflexiones, relatos y comentarios de un "pesquin", ni más, ni menos...














lunes, 8 de abril de 2013

Voracidad sin límites

Hola de nuevo compañeros, este fin de semana volvió a tocar un rato de pesca, tras los sargos de la semana pasada (no he puesto entrada en el blog porque no se que me pasa en el telefono y no me deja descargar las fotos...), esta vez tocaba irse a buscar alguna lubina, para variar un poco. El domingo por la mañana había una tregua meteorológica, y como coincidía la bajamar temprano, me decidí a quitarle el polvo a los trastos del spinning y bajar un rato a algún pedrero en busca de alguna buena lloba para cenar. La prevision de la mar anunciaba una buena quedada, pero no me imaginaba que pudiera estar tan parada la mar, estaba de lujo para coger pulpos y muy escasa para pescar lubinas en la zona que había escogido. De todas maneras, tenía ganas de lanzar un rato los señuelos y hacer un poco de ejercicio por el pedrero, así que no me desanimé y pese a que el panorama no invitaba al optimismo, traté de disfrutar al máximo de la mañana, y puedo decir que lo terminé consiguiendo, aunque con unos invitados un tanto... inesperados....
Este es el aspecto que presentaba el agua, apetecía darse un baño, estaba muy muy clara y se veían todos los detalles del fondo, y las rompientes brillaban por su ausencia, como soy un pescador de spinning mediocre, si no me ayuda la mar un poco, o bastante, más bien, me cuesta mucho lograr buenas capturas, además, para rematar el día, me dejé la caja de los vinilos en el coche (claro, casi no los uso, y sólo me acuerdo de ellos cuando los puedo necesitar y me los he olvidado, jajajajaja...), así que en mi mochila solo tenía señuelos "duros", peces y chivos. Pensé que para pescar nada, me servirían lo mismo, así que enganché a la grapa un pez de 14 cm y empecé a hacer lances, con el agua tan clara era una gozada ver los movimientos del pez desde lejos y probar a darle vida con la caña, estaba empezando a divertirme pese a la ausencia de peces... en uno de los lances, cuando ya tenia el pez a la vista, a unos 10 o 15 metros, veo que una silueta oscura lo viene siguiendo, y ... ¡picada!... estaba preso, era un pez pequeño, pero al menos ya me llevaría para casa una sensación de combate de pesca, aunque la pieza era pequeña y terminó volviendo al agua tras la foto de rigor, aquí os presento la primera captura de la mañana...
Una lubina-bebe que trato de morder un señuelo casi tan grande como ella misma... por suerte no se hizo mucha pupa, y volvió rapidamente a nadar, a ver si nos volvemos a encontrar dentro de tres o cuatro temporadas, cuando ya haya crecido un poco más...
Con los ánimos renovados por la "pieza", continué lanzando el señuelo, probando a dar pasadas cerca de todas las rocas sumergidas que veía, por si acaso sonaba la flauta y sentía algún otro tirón... y al poco rato, de nuevo se repite la historia, frenazo en seco al señuelo y un par de cabezadas, esta vez ya parecía algo mayor lo que se había enganchado, aunque no tiraba como una lubina, o me estaba engañando o lo que tenía al extremo de la linea era otro pez... como no lo tenía claro, lo fui acercando con calma, no es que fuese grande ni mucho menos, pero me tenía bastante despistado, y por si acaso, prefería no forzar lo más mínimo, además, me picó bien por largo, y de esta manera podría disfrutar un poco más de la pieza, jejejejejeje.... este fue el segundo invitado a la fiesta....
Aqui tenemos al pez misterioso, un abadejo de unos 35 cm, no era gran cosa, pero como a mi señora le encantan, pues se lo llevé para darle la sorpresa, hacía tiempo que no pescaba ninguno decente y seguro que para la cena estaría estupendo, jijijijijiji....
La mañana iba transcurriendo mejor de lo esperado, ya había tenido dos picadas logradas, había visto una persecucion más al señuelo (ventajas del agua clara...), creo que era otra mini-lubina, o quizás fuese la misma de antes, que tenía ganas de seguir jugando conmigo, y no me daba tiempo para aburrirme lo más mínimo. Decidí moverme un poco por el pedrero y probar a hacer unos lances en otra zona, no es que estuviera mejor, la mar seguía muy parada para mi gusto, pero ya se sabe, los primeros lances en una zona "nueva" siempre tienen algo de especial, la incertidumbre de saber si hay algun buen pez por la zona, que casi siempre se disipa tras unos cuantos lances sin resultado... este es el aspecto del pedrero donde realizaría los siguientes lances...
No había casi ni rastro de espuma, pero al menos podría acercarme mucho al borde del agua sin miedo a que alguna ola me diera un buen susto, siempre hay que mirar el lado bueno de las cosas... eché de menos no tener algún paseante para poder dar una buena pasada a un par de zonas casi sin calado donde podría estar alguna lubina, pero se quedaron en la caja con los vinilos, lo que yo llamo el "equipo de verano", lo único que hice entonces, fue cambiar de señuelo y probar con uno de mis favoritos, el megabass zonk de 12 cm, y entonces, al cuarto o quinto lance, se repitió la historia de antes, picada, un par de cabezazos y se acabó el combate, adivinais de lo que se trataba...???
Premio...!!!! otro abadejo, esta vez de menor tamaño que el anterior, aunque era otra pieza pequeña que volvería al agua, pues me había dado unos momentos de ilusión efímera, el pequeño Zonk volvía a hacer de las suyas y aunque no era una lubina esta vez lo que había sucumbido a sus encantos, me demostraba otra vez que era un señuelo "pesquin" y seguía sumando puntos a su favor para convertirse en uno de mis señuelos estrella...
Con el sol ya bien alto, sin espuma y la marea ya iniciando el reflujo, empezaba a dudar si sería un buen momento para irme a desayunar a casa o quedarme haciendo algun lance más... y mientras pensaba esta decision, una nueva picada, aunque no lo tenía claro por la escasa entidad de los tirones y el poco peso que traía... y me llevé una buena sorpresa, para que luego digan que algunos señuelos son muy grandes y que los peces no se los van a comer, mirad la ultima pieza del día y comparad su tamaño con el del señuelo, que "solo" es de 12 cm...
 
Con esta tremenda "pieza" di por concluida la jornada, pese al escaso tamaño de las capturas y que todas, salvo una, volvieron al agua, me lo pasé genial, disfruté como un enano viendo los movimientos de los señuelos, las persecuciones de los peces, incluso ví una maragota de tamaño similar al abadejo "grande" que me llevé para casa tratando de "morder" la cola del megabass, menuda imagen, lo estuvo persiguiendo hasta que se metió debajo mismo de la roca donde estaba yo colocado, creo que debía ser su "residencia" y como son peces muy territoriales, no le gustaba la "visita" de mi señuelo y trataba de asustarlo para que se marchase de sus dominios, jajajajajajaja. En fin, un buen día, al principio no pintaba para nada, pero tal vez por eso mismo, pude disfrutar de momentos de pesca que de otra manera tal vez me hubieran pasado inadvertidos.... por esta vez, dejaremos a las lubinas de porte tranquilas, ya habrá momentos para encontrarse con ellas más adelante.... un saludo y buena pesca...!!!!!!
 

9 comentarios:

emilio dijo...

buena jornada, sin duda entretenida, da gusto cuando hay actividad .
lo de la maragota me paso alguna vez y si que son territoriales.
un fuerte abrazo

javipesquin dijo...

Gracias Emilio, la verdad es que me lo pase muy bien dadas las circunstancias, llevaba mucho tiempo sin bajar a rapalear en condiciones y para ir abriendo boca no me puedo quejar, me gusta bajar a lugares donde "casca" fuerte la mar y normalmente lo único que puede verse es la espuma de las olas, esta vez fue una experiencia diferente y nueva, ya habrá tiempo para la pesca "bruta" otro día, juas juas juas. Un saludo y buena pesca...!!!

Alfonso Caso Llano dijo...

Muy guapa la jornada. Felicidades y un saludo.

congrios dijo...

muy guapo el relato.pasaste uyna jornada gloriosa en picadas para ser spinning con la mar asi...yo compre un equipin pero aun no lo estrene.salu2

Ricardo Gonzalez dijo...

A mi me pico un pinto de 600 gr a un gun fish paseante de 12 gr y me quede flipao porque es la primera vez que saco uno con un paseante y luego agujas a dolor lubinas mini rozando los señuelos sin parar y la mar echada y como un espejo, dia entretenido para darse un buen paseo por el pedrero...

javipesquin dijo...

Gracias Alfonso, me esperaba encontrar unas condiciones un poco más favorables, pero no siempre salen las cosas como uno quiere, de todas maneras, me prestó mucho volver a coger los trastos del spinning y echar unas varadas en un entorno espectacular. Un saludo y buena pesca...!!!

javipesquin dijo...

Gracias congrios, como van esos sargos de invierno, jejejeje...??? si tienes un equipin de spinning, esta es una epoca estupenda para estrenarlo, en cualquier momento empezarán a arrimar las lubinas a las puntas y se podrá sentir alguna al otro lado de la caña, además despues del invierno, seguro que estarán con hambre y tendrán ganas de comerse algun señuelo rico rico, jejejejeje, a ver cuando nos vemos amigo, un saludo y buena pesca...!!!!

javipesquin dijo...

Hola Ricardo, lo del pinto a un paseante, menuda imagen... he visto a las lubinas subiendo a por ellos en vertical, pero un pinto tiene que haberte dado una buena sorpresa. Al menos aunque la mar no ayudaba mucho, se ve que había actividad de pescado, a ver si arranca la primavera de una vez y podemos coger la caña con más asiduidad, tengo unos señuelos aquí en la tienda que me muero de ganas por probar, a ver si dan la talla, juas juas juas.... un saludo y buena pesca...!!!!

congrios dijo...

pues los xargos de invierno mal.cuando puedo salir a ellos nunca coincide buen tiempo.mucha mar o mar de nordeste.un dolorrrr, el año pasado ue buenisimo y este....en cuanto me arreglen el carrete sacare la vara de spinning a ver si ahi manera de tocar alguna despistada.salu2

Etiquetas